La altivez y el orgullo.
 
.

Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.

Nos hemos dado cuenta de muchas personas que han podido lograr grandes cosas en la vida basados en su esfuerzo y empeño por lograr alcanzar eso que han anhelado tanto. Lo cual no es malo de acuerdo al punto de vista que lo miremos. Al leer este pasaje de la Palabra, podemos captar la advertencia que nos hace el Señor referente a este asunto; ¿Te crees muy sabio?, posees muchas riquezas? ¿Has sido muy valiente para lograr alcanzar lo que has anhelado? ! ten cuidado!, si alguna de estas cosas desapareciera de tu vida que harías para levantarte de nuevo, ¿seguirías pensando en tu propio ego que puedes lograrlo de nuevo no importando la forma que tengas que hacerlo, aunque obres mal haciendo injusticia con los demás solo para poder llegar al estándar de vida que has tenido y con mucho orgullo decir que lo hiciste sin la ayuda de nadie y te alabes por ti mismo? Las palabras y el consejo de Dios nos dicen en esta porción bíblica que mejor es entender y conocer que “Él es el Señor” y que él es quien hace misericordia, que la justicia y juicio le pertenecen a él.

¡No te alabes a ti mismo por tus propios logros o por quien eres! Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme. Que yo soy el Señor.